martes, 28 de febrero de 2012

Torre del Infantado

Historia De fundación atribuida a la familia Lama, fue construida en el siglo XIV. Perteneció a Don Tello, Señor de Liébana, hermano del rey Enrique II, e hijo de Alfonso XI. A partir del siglo XVI, la torre pasó a formar parte de la familia Santillana tras una serie de enfrentamientos por la posesión del señorío. Finalmente quedaría en manos de los Duques de Osuna, quienes la vendieron en 1868. En la actualidad, la Torre del Infantado es la sede de la casa consistorial de la villa. Descripción Está construida principalmente por sillarejo, se encuentra reforzada con sillería en las esquinas y los vanos. Está compuesta por cuatro cuerpos y una azotea con cornisa, que soporta una barbacana corrida rematada por almenas. En las esquinas hay cuatro pequeñas torres almenadas. En la fachada principal asoma un gran balcón, bajo el cual se encuentra la entrada a la torre a la que se llega ascendiendo una escalinata. En las cuatro fachadas hay pequeñas ventanas adinteladas. En el interior hay un patio interior que ilumina las estancias interiores, lo cual es un detalle inusual en las fortalezas cántabras. Su presencia se asocia a una reforma llevada a cabo por los Duques del Infantado, en el siglo XVI, aplicando al castillo un estilo italianizante, propio de los palacios castellanos de la época. Actualmente se están llevando a cabo una serie de reformas en el interior de la torre, con el fin de dotarla del archivo comarcal, además de un mirador y una biblioteca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada